El concepto de Prana y su circulación

La traducción habitual de Pranayama es el control (Yama) de la energía vital (Prana). Sin embargo, desde la tradición de Krishnamacharya hay una interpretación muy interesante. Que cosiste en interpretar Pana/(a)yama asumiendo una partícula negativa antes de la palabra yama. De esta forma Pranayama no sería (o no sólo) el control de la respiración sino su liberación.

Siempre nos gusta hacer referencia a los textos clásicos y su interpretación y la traducción o equivalencia (no siempre existe) entre esas descripciones y nuestros conocimientos occidentales. En la tradición se expresa que el prana (esa energía vital que está en todos los seres, “eso que está en el aire, que no se reduce a oxígeno y que nos nutre”, como suele decir Conchita Morera) discurre por el cuerpo a través de unos canales (nadis) cuyos principales son ida y pingala. Puedes tomar estos conceptos como metáforas que permiten resumir y explicar procesos complejos. O, incluso, puedes establecer una relación entre el canal ida y el canal pingala como nuestro sistema nervioso autónomo: sistema nervioso simpático y parasimpático (en este post entran en detalle)

Fuente de la imagen

Cuando la circulación del prana está obstruida sucede la enfermedad o el malestar. Por esta razón los textos clásicos van a insistir en la importancia de movilizar el prana y asegurar su circulación adecuada bien mediante la adecuada alimentación, práctica de asanas o de pranayama.

En la práctica de hoy vamos a realizar un trabajo que trata de limpiar, equilibrar ambos canales principales de Ida y Pingala (con el consiguiente efecto en el sistema respiratorio, circulación, sistema nervioso autónomo. Un ejemplo que he observado en mi práctica es que este tipo de pranayama sostenido -junto con el cambio de ciertos hábitos- reduce el insomnio y mejora el descanso.

Preparación para el pranyama: la postura

Hay diferentes orientaciones, en términos generales, principiantes en un cojín con las caderas por encima de las rodillas sin rotar la cadera, estable. del mismo modo es bueno que calces las rodillas para que no bailen, que tengas un buen apoyo.

El trabajo respiratorio inicial parte del principio de que la respiración envuelve el movimiento. Es decir, la respiración es más larga que el movimiento. Es el movimiento el que adapta su velocidad para cumplir el parámetro y no al contrario.

La primera parte del vídeo parte de la teoría que hemos explicado más arriba y la práctica de pranayama comienza en el minuto 7:40 una serie de ejercicios preparatorios y después la práctica de pranayama y meditación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *